lunes, 26 de enero de 2009

La bestia soy yo!

Después de un fin de semana plagado de evidencias de que la especie masculina va directito a la extinción (si Darwin nos hace justicia) , me dispuse a buscar un farolito en el camino. Así que hoy me echaré de cabeza.
Tengo la fortuna de tener una mejor amiga casi desde que dejé de usar pañales (que fue temprano, no se agobien). He conocido a toda su familia y casi puedo decir que se han convertido en la mía. Sus papás son como tíos cercanísimos y sus primos, amigos de la infancia. Claro que uno crece y la familia de mi amiga fue bendecida por los genes poblanos e italianos y la verdad, que están de muy buen ver.
Después de varios intentos fallidos de hacerme ahora si, por todas las de la ley de su familia, caí en una fiesta de esus primos. Así que me acompañé de unos vodkas y técnicas de ligue muy acá y terminé besuqueando a su primo.
Como toda buena fiesta terminó en pelea y tuvieron que aparecerse los tíos y cuando veo entre la gente aparecere a la tía Laura (como le había dicho toda mi vida) no pude más que gritar:
"Buenas noches señora!" Claaaaaro, solitita me eché de cabeza por que a la mamá del que uno se agarra se le dice señora, no tía.

4 comentarios:

Pequeña capitalista dijo...

Jaja esa parte de la historia no la sabía jajajaja sólo lo del duelo a muerte con Shake

Un Rosado Pimiento Rockero dijo...

jajaja....

esa no es una buena forma de echarse de cabeza!!!

Diego יַעֲקֹב dijo...

Jajaja, pues si, ni modo... y entonces que paso?

Señorita de sociedá dijo...

jajaja Yo también me metí con un disque primo que no es mi primo en realidad pero nos conocemos así desde "la más tierna infancia".
Pero sigo diciéndole tía a la señora.