miércoles, 10 de septiembre de 2008

Teo el sucio

Érase que se era un tipin muy simpático que se llamaba Teo. El nombre me debió lanzar una advertencia de que él no era una buena idea, pero no, mi radar anti nefastos estaba apagado en esa fiesta.

El punto es que lo conocí en una fiesta de una amiga. Él contaba chistes y anécdotas en la cocina. Algunos eran buenos, otros muuuy bizarros, algo de que perseguían a un ganso en una isla en cuatrimotos. Yo estaba botada de la risa y la fiesta decaía. Fuimos por unos tacos, nos gustamos y bla bla.

Yo me iba a Cancun, aquél me llamó allá y decía que le urgía que volviera para vernos, que quería que conociera a sus amigos, etc, etc...

La semana en que llegué quedamos de ir a comer. No recuerdo el pretexto, pero me dijo que si nos podíamso ver en su casa. Vivía en la calle de Mazatlán en el departamento más alto de unos edificios verdes.

Llegué y cuando me abrió la puerta todo despeinado se agachó para recoger dos playeras arrugadas (y aparentemente sucias) del piso, tomó la menos maloliente, supongo, y se la puso.

Pasamos a la cocina y me preguntó si ya había comido. No sé por qué supuse que su plan no era salir. Le dije que sí. Entonces me dijo "Ah que bueno, ya no voy a tener que calentar la paella".

Sacó un sartén de su refri, se sentó en la sala y empezó a comer paella con los dedos. Como si mi shock no fuera suficiente, cuando su gatito todo flaco se le acercó y empezó a maullarle como de hambre él lo pateó para que lo alejara.

Un minuto después sonó el teléfono y era uno de sus cuates, con el que se puso hablar horas de una tal princes Yuyuki de no sé que serie, animación, película porno o table. No quise averiguar. No sé qué pretexto le di, pero le dije que me tenía que ir, que s eme había olvidado que tenía que hacer algo.

Él todo caballerosidad me acompañó a la puerta, me dijo que si me llevaba a mi casa, le dije que traía coche, me plantó un beso y me preguntó "¿cenamos mañana?". Yo asentí, creo que con cara de pánico y tragando saliva esperé a que cerrara la puerta y bajé los siete pisos de las escaleras a toda velocidad.

5 comentarios:

alVar dijo...

jaja, bastante genial, pero pobre de ti... y vaya que me voy a reir leyendo este blog, quien te viera, nos informas financieramente, y luego nos haces reir, hasta luego...

ilich dijo...

jajajaja. lindisimo, jajajaja

sandwich de SALMON!!! dijo...

que miedo!

buen blog por cierto

Diego יַעֲקֹב dijo...

Pero si comer con las manos es delcicioso! es mas por que no se dieron de comer en la boquita??
Este blog me ha enseñado 2 cosas:
1.- hay hombres peores (por mucho) que yo.
2.- Uds no aguantan nada... jajaja
Saludos, Diego

qvoyhacersinel dijo...

Jajajajajja de estos hay mucho con el tiempo conoceras a los peore NIÑA. este blog es genial.